habilidades sociales en el cv

Habilidades Sociales en el Curriculum Vitae

Día tras día se puede observar el cambio de paradigma que hemos sufrido en poco tiempo. Las oportunidades de empleo son cada vez más escasas, difíciles de encontrar con tanta sobreinformación y el número de candidatos aumenta año tras año.

Por eso cada vez necesitamos tener más claras nuestras habilidades, conocimientos e intereses con el fin de poder expresarnos con confianza, sabiendo el valor que podemos aportar a las empresas que lo requieran o a nuestros clientes si tuviéramos la idea de comenzar un proceso de emprendimiento.

En estos últimos años de transformación, el Curriculum Vitae tradicional está cada vez menos demandado, y ha dado paso a una versión mejorada 2.0 con la utilización de los medios informáticos, además se han comenzado a explotar nuevas estrategias como son la marca personal y el networking.

Aunque todavía es importante tener en cuenta al CV en este periodo de transición, ya que, puede ser de utilidad tanto como apoyo en la búsqueda de empleo, además de como herramienta para el autoconocimiento.

En el Curriculum Vitae, podremos observar una radiografía bastante exacta de todas y cada una de nuestras experiencias laborales y formativas, así como de nuestras cualidades y capacidades.

Por ello, en este articulo voy a explorar cuales son algunas de las habilidades sociales que deberían aparecer en nuestro CV, y como mejorarlas o adquirirlas para lograr un mayor grado de empleabilidad.

Existen una serie de habilidades clave que los responsables de selección personal valoran más cuando tienen que buscar a una persona para el puesto de trabajo. A continuación te resumo 3 de las más importantes:

Empatía

Se basa en la capacidad de sintonizar emocionalmente con los demás, nos permite saber lo que sienten, podría decirse que es la habilidad de saber ponerse en la piel del otro, comprender su forma de actuar o su estado de ánimo.

Una persona empática pretendería ayudar y aconsejar a otros sin tratar de imponerse.

Tenemos que tener en cuenta que está habilidad está presente en todos los aspectos de la vida y es imprescindible en los perfiles laborales centrados en el trabajo con personas.

La clave de la empatía radica en la capacidad para captar los mensajes no verbales de otras personas y no tanto en los mensajes verbales, como veremos existen muchos hábitos que podemos ir adquiriendo en nuestras conversaciones para aprender a ser más empáticos.

Entre los ejercicios que podemos hacer para mejorar esta habilidad puedo destacar:

  1. Cuando estés en una conversación o veas series de televisión, deja de escuchar durante 5 minutos y fíjate en la comunicación no verbal de la persona con la que estás hablando.

Es importante tener en cuenta que la comunicación no verbal nos muestra más información sobre la otra persona que la comunicación verbal, por ello, tenemos que mejorar nuestra percepción de la postura, expresión, tono de voz, mirada e incluso los silencios

Esta información es captada de forma inconsciente, pero nos dejamos llevar por la comunicación verbal en la mayoría de los casos, dejando en un segundo plano toda esta información que nos expone la realidad del mensaje.

  1. Cuando tengas problemas o simplemente en situaciones normales de tu vida cotidiana, en la que estés en contacto con otras personas, intenta imaginarte cual es la motivación que tiene para hacer lo que hace.

Piensa en dificultades que pueden encontrarse día tras día. Si es un emprendedor, puede que no esté facturando lo que necesita para que su negocio sobreviva, tendrá por lo tanto una serie de emociones, o un amigo que lo ha dejado con la pareja, como crees que se siente.

El acto de reflexionar sobre la situación y comportamientos de las personas antes de hablar con ellas puede incrementar tu empatía, debido a que pones el foco en la otra persona, dejando fluir otras habilidades sociales importantes de la inteligencia emocional, como son la escucha activa y la comunicación.

Escucha Activa

Se refiere a la habilidad de escuchar de una forma distinta a lo que normalmente estamos acostumbrados.

En este caso no solo escuchamos lo que expresa la persona directamente sino también ponemos nuestro foco en los sentimientos, ideas y pensamientos que subyacen de lo que nos están contando.

Va de la mano con la empatía, ya que, significa escuchar y entender la comunicación desde el punto de vista de la persona que habla.

Algunas actitudes necesarias para que la escucha activa se lleve a cabo de manera satisfactoria, estarían centradas en la no interrupción de la persona con la que conversamos, comprendiendo que no somos los únicos que hablamos, intentando no anticiparnos a lo que nos van a decir y teniendo consideración y amabilidad hacia las personas con las que mantenemos conversaciones a lo largo del día.

Entre los ejercicios que podemos destacar para mejorar nuestra escucha activa:

  1. Resiste la tentación de dar consejos. Tenemos que tener en cuenta que cuando conversamos con alguien la finalidad de la otra persona no es que le den un consejo. Cuando aconsejamos a otras personas, en muchos casos nos basamos en un contexto centrado en nosotros. Pues existen muchas variables sobre la situación que se nos escapan, las conversaciones y la escucha son importantes porque ayuda a las personas a darse cuenta de las posibles soluciones a sus problemas al exponerlas a otra persona que lo escucha activamente.
  2. Aprende a hacer preguntas adecuadas. Cuando mantenemos conversaciones y hacemos preguntas, estamos mostrando atención e intereses por lo que los demás nos están contando. Sin embargo es importante saber que existen diferentes tipos de preguntas que pueden ayudar a que la persona exprese sus sentimientos, ideas y pensamientos y otras que hacen todo lo contrario.

Preguntas abiertas: Ayudan a que la otra persona siga hablando y elimina tensiones, proporcionando más información sobre el punto de vista del interlocutor. Este tipo de preguntas serían:

  • ¿Cuándo iras a la convención sobre orientación laboral?
  • ¿Qué tienes pensado exponer en tu presentación?
  • ¿Cómo te sientes al poder trabajar con tantos grandes profesionales?

Preguntas cerradas: Reciben respuestas limitadas que no invitan a la conversación, solo dejan lugar a una contestación rápida y en la mayoría de los casos monosílaba entre el ‘sí’ o el ‘no’. Este tipo de preguntas serían:

  • ¿Conoces a mi pareja?
  • ¿Termino el bachillerato?
  • ¿Está trabajando en este momento?

La Comunicación

Se basa en el acto por el cual dos individuos o más establecen contacto donde se transmite información.

Las personas que tienen habilidades comunicativas son capaces de mejorar sus relaciones interpersonales, debido a que son capaces de expresar sus ideas, pensamientos y sentimientos de forma que la otra persona pueda entenderlos.

Sería otra pieza fundamental de las habilidades sociales junto con la empatía y la escucha activa, expuestas anteriormente en el artículo.

Para poder comunicar bien, tenemos que tener en cuenta dos aspectos, tanto el verbal, donde se engloba las palabras que decimos, y por otra parte el no verbal, expresándose por medio del contacto visual, los gestos faciales, postura y distancia corporal, ya que, entre un 65% y un 80% de la comunicación con los demás se genera por canales no verbales. Por ello, es tan importante que exista coherencia entre los que expresamos verbalmente y de forma no verbal.

Cuando lo que decimos y lo que expresamos no tiene coherencia se ponen en funcionamiento las barreras de la comunicación.

Para poder tener una buena comunicación podemos destacar una serie de ejercicios:

  1. Animar a la otra persona a hablar primero. Este simple ejercicio genera en el interlocutor la idea de que valora sus opiniones, lo que contribuye a una mayor armonía y receptividad en la conversación. Además de reducir el tono de competición en la comunicación y generar zonas de conformidad donde podrás exponer también tus puntos de vista desde un ambiente relajado y de entendimiento.

Aquí podemos observar algunas maneras para animar a otra persona a hablar primero:

  • ‘Me encantaría escuchar sus ideas acerca de…’
  • ‘Primero me gustaría saber qué te pasa y luego te diré yo como te veo…’
  1. Admitir el punto de vista del que habla. Si no es capaz de admitir otros puntos de vista es muy complicado que pueda comunicar bien sus ideas, debido a que ‘dos no comunican si uno no quiere’, en la comunicación hacen falta mínimo dos personas, por lo que la apertura de mente hacia otros discursos es un buen comienzo para una mejor comunicación.

Para reconocer el punto de vista de otra persona, puede decir algo como:

  • ‘Ahora comprendo que su postura es…’
  • ‘Antes de que me lo explicará…no entendía pero ahora puedo verlo desde su perspectiva’

La mejora de las habilidades sociales es pieza fundamental del bienestar, puesto que nos ayudan a alcanzar muchos de los objetivos que nos proponemos, generan sinergias con las personas con las que mantenemos contacto y nos acercan a una sociedad con valores como el respecto, compromiso o la diversidad.

Por ello, sería interesante que potenciáramos estas habilidades expuestas, intentando integrar los sencillos ejercicios a nuestra rutina diaria.

Tenemos que tener en cuenta que a los seres humanos nos encantan los hábitos, tanto negativos como positivos, por lo que, el poder ir integrando hábitos positivos a nuestra rutina diaria, generara a largo plazo grandes cambios que mejoraran nuestra necesidad de autorrealización.

Si consideras que existen más habilidades sociales que deben de ser mencionadas en algún otro artículo, me encantaría que lo mostraras en los comentarios, y así poder colaborar contigo en crear contenido de calidad y de interés.

Si te ha gustado el artículo y consideras que puede ayudar a alguien a mejorar sus habilidades sociales de cara a una nueva andadura profesional o simplemente para su mejora en su vida cotidiana, compártelo en redes sociales y pongamos en práctica estos ejercicios.

Competencias, cualidades, curriculum vitae, Entrevista de selección

Deja un comentario

2019 innovateparaelempleo.es – Todos los derechos reservados · Construido por minet.es